Blogger Template by Blogcrowds

Miénteme y dí que no estoy loco.

El título es de una canción de Bosé que es tremendamente pegajosa. Hoy la escuchaba mientras meditaba en lo que era realmente la felicidad, luego de uno de esos dias mixturados en que aunque el mundo siga girando para mi estaba en pausa, detenido en un momento de ayer. Parado en un minuto del reloj del cual aun no me decido a dejar correr. Parado hasta tal punto que hoy, mientras caminaba a mi casa con el vientito fresco de las 7 de la tarde comiendo cabritas y escuchando Serrano a todo volumen pensaba: realmente, si uno no pudiera comparar cabalmente unos momentos con otros, la vida seria menos mala. Y también menos buena, claro, porque uno no sabe que es feliz hasta que se da cuenta que antes no era lo mismo y que acabada la felicidad tampoco lo volverá a ser. Ahí tienen una tarea para cuando podamos ordenar la evolución: que la comparación se anule. Aprenderemos a ser felices con el momento y a no intentar recuperar lo anterior pensando en lo de ahora. Y ahora es la canción de Serrano mejor de la vida:

Ahora que la adolescencia es un septiembre lejano,

humo de cerveza en un portal, un verano inacabado.

Algunos años en la facultad de ciencias,

papeles escritos,

ron de Cuba, hojas de hierba,

un tren dormido en una vía muerta,

la luz de la ventana azul que siempre estaba abierta.



Ahora que quedan tan lejos las playas de Corfú,

las estaciones de trenes de Praga, Hamburgo o Estambul,

los viajes que trajeron a otros vistiendo nuestros cuerpos,

la luz de una cafetería, los amores conversos.

Ahora que te cansas y las piscinas cierran,

y apura el último baño la luz de las estrellas.

Ahora que regreso a los lugares a donde quise huir

y nadie me espera allí.

Ahora que casi llego a fin de mes,

que amo a una mujer.

Que amo a una mujer.



Ahora que pago las facturas, que me besé en La Habana,

que sueño con Lacandona, que ya no escribo cartas,

que cumplimos más añós que promesas,

que se hunden nuestros corazones como la vieja Venecia,

que llego tarde a los cines y al fin del planeta,

que alquilo un pequeño piso en un castillo de arena.

Ahora que duelen las resacas y cortan como una navaja.

Ahora que nadie nos saluda por los bares de Malasaña,

que pido auxilio, besos y comida por teléfono,

que fumo flores y lloro a veces mientras duermo.

Ahora que tiemblo como un niño abandonado.

Ahora que viejos amigos nos han traicionado.

Ahora es el momento de volver a empezar,

que empiece el carnaval,

la orgía en el Palacio de Invierno, de banderas y besos

.Se cayeron mis alas y yo no me rendí,

así que ven aquí,
brindemos que hoy es siempre todavía,
que nunca me gustaron las despedidas.

3 comentarios:

yo opino lo mismo. lo peor es andar comparando. o no?
saludos nachitaxxx

miércoles, octubre 03, 2007 1:52:00 a. m.  

y com podriamos saber si comparar nada cuando estamos felices o triste,

si no nso compararamos econ el pasado no podriamso mejorar
si no se comparar algunos peronajes
no podriamso decir quein esta mal o bien
si no se comparara la triste anterior no podriamos disfrutar la alegria del presente,
igual seria bueno poder hacer eso auqnue sea solo un momento para ver que pasa habrian sentimientos?

jueves, octubre 04, 2007 10:32:00 p. m.  

Es necesario expresar lo que uno hace no?... en fin, perdon por la imprudencia de entrar a tu blog así sin más... esperamos que nos visistes, sr. y srta. Punto... un nuevo blog, saludos.

lunes, octubre 08, 2007 12:48:00 p. m.  

Entrada más reciente Entrada antigua Página Principal